lunes, 31 de octubre de 2016

Panellets para la Castanyada - Ana y Aida

A un día de empezar mis mes favorito del año, hoy es uno de esos días en los que echo de menos estar en Barcelona y celebrar la Castanyada (y Halloween) con mi familia. Comer boniatos, probar castañas (sólo para asegurarme de que siguen sin gustarme) e ¡hincharme a panellets! 

Como en Reino Unido el día de Todos los Santos no es festivo y no podemos alargar mucho la noche hoy, el pasado sábado celebramos en casa una fiesta en casa con disfraces, comida y, sobre todo, panellets. Esta vez fue la primera que los hice sola (y no como pinche de cocina de mi madre), por lo que ya me veis el viernes noche pegada al teléfono preguntando por whatsapp... "¿Mama, esto debería tener esta pinta?"

Para que podáis deleitaros con esta dulce delicia catalana, os dejo la receta de mi madre, con pequeñas anotaciones (fruto de mis mini crisis en la cocina).

¿Cómo preparar unos deliciosos panellets?


Ingredientes

  • 500gr almendra molida*
  • 300gr de piñones
  • 100 grs coco rallado
  • Membrillo natural
  • 500gr azúcar
  • 1 huevos + los de pintar
  • 150 gr patatas o boniato
  • Ralladura de limón

Elaboración

Primero de todo, precalentamos el horno a unos 190 ºC y herviremos la patata (o en mi caso, el boniato) sin pelar. En caliente pelarla y hacer un puré muy fino, dejar enfriar. 


Seguidamente, mezclaremos la patata con la almendra hasta tener una mezcla bien homogénea. Añadimos la ralladura de limón y volvemos a mezclar. Añadimos la yemas de un huevo (1 yema por cada ½ kilo de almendra) y volvemos a mezclar muy bien. Por último, añadimos el azúcar. Aquí tuve miedo de haber añadido demasiado, ya que me costó bastante integrarlo con la masa. Aquí está el paso más difícil, ya que hay que integrar bien el azúcar, pero debemos trabajar lo menos posible la masa ya que sino el azúcar “sudará” (por esta misma razón es el último ingrediente a añadir).


El siguiente paso es darle forma a los panellets. Para ello, hacemos bolitas no muy grandes (de un tamaño ligeramente mayor al de una nuez), ya que con los piñones y el horno el tamaño aumenta bastante. Una vez tenemos las bolitas preparadas, se pasan por clara de huevo restante (tras haber usado la yema para la masa) ligeramente batida y se dejan reposar en un plato. De esta manera, los piñones se adhieren mejor (yo me salté este paso al principio y, si no se pasan por huevo y dejan reposar hasta que se queden un poco "pegajosos", es imposible adherir los piñones). Se rebozan las bolitas en un bol con los piñones y se ponen en una fuente para el horno. Antes de hornear, se pintan con la clara del huevo.


Para los de membrillo hacer rectángulos de masa y poner tiras de membrillo sobre los rectángulos a los que habremos hecho una hendidura con el dedo para que encaje el membrillo. Como yo no tenía membrillo, utilicé almendras enteras para decorar. Antes de hornear, pintar con huevo.

Finalmente para preparar los panellets de coco, pondremos la misma cantidad (aproximadamente) de coco rallado que de masa (en volumen). Elaboramos unos montoncitos con forma de pirámide o de "seta" y pintamos la puntita con huevo. Si se quiere, se puede poner un poco de coco rallado sobre la misma.

Se hornean los panellets a una temperatura de entre 180ºC y 200ºC durante 6 u 8 minutos (en mi caso, como mi horno no es muy potente, los dejé 8 minutos a 200 ºC).

Al sacar, hay que manipularlos con cuidado, ya que están blandos y pueden romperse. De la misma manera, si alguno se han abierto o agrietado, en caliente se puede arreglar. Lo mejor es dejarlos enfriar un par de horas en la misma bandeja para evitar romperlos y no no quemarse.


*Cómo preparar almendra molida

En el caso que no encontréis almendra molida (o que, como a mí, toda la que encontréis esté a precio de oro (4 libras por 150gr), podéis prepararla vosotros mismos.

Lo único que necesitaréis serán almedras crudas y un molinillo eléctrico o batidora de alta potencia. 
El primer paso es lavar las almendras y ponerlas en un cazo con agua hirviendo. Seguidamente, las dejamos unos diez minutos en el agua hirviendo, hasta que veamos que las pieles de las almendras empiezan a soltarse. 


Las escurrimos y secamos lo mejor posible con un trapo de cocina limpio y seco. Ahora viene el trabajo más tedioso: quitarle las pieles a las almendras. Para ello, podéis hacerlo una por una (con lo que tardaréis un buen rato) o "amasarlas", como yo hice, bajo un buen chorro de agua fría, para ir algo más rápido. Seguidamente, nos aseguramos que están bien secas, y las molemos con el molinillo y o la batidora. ¡Listo! 

¿Os animaréis a probar estas delicias de almendra?
¿Preparáis alguna otra receta típica para esta noche o celebraréis Halloween?


Aida

7 comentarios:

  1. ¡Hola 🎃!
    que buena pinta que tiene... mi madre suelo hacerlo y dura muy poquito en mi casa jeje,
    espero que lo disfrutéis.
    Feliz Halloween 👻

    ResponderEliminar
  2. ¡Madre mía pero qué pinta más estupenda! Me apunto la receta, que no me quedo sin probarla. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. me encantan las recetas con piñones!!! que ricos

    ResponderEliminar
  4. nunca lo he probado, por mi zona no se ven mucho estos, pero sin duda tiene muy buena pinta, y me encantan los piñones asi que seguro me gusta
    un besote

    ResponderEliminar
  5. Como he echado de menos este año los panellets. Es lo que tiene haber vivido cinco años en Barcelona y encima el año pasado vivía con una chica que sus padres tienen una panadería así que volvió del pueblo con un cargamento jajajaj
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué pintaza más rica! Gracias por compartir la receta. Un besote

    ResponderEliminar
  7. Tu eres una verdadera artista de la reposteria... Me tienes loca
    Buscame en facebook que no se quien eres... es urgente, sou ana Belswan y mi foto son unos ojos y estan en blanco y negro. Gracias

    ResponderEliminar